SATSE considera “frustrante, indignante e intolerable” la situación de las Urgencias del Hospital de Toledo

19 julio 2022

El Sindicato de Enfermería denuncia que los pacientes se acumulan en el servicio de Urgencias durante horas a la espera de ser ingresados mientras permanece cerrada una planta con 40 camas

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Toledo ha denunciado la saturación del servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Toledo en el que en el día de hoy se acumulan hasta 60 pacientes pendientes de ingreso. Una situación que desde SATSE se califica de frustrante, indignante e intolerable mientras permanece cerrada una planta con 40 camas y que se hace insostenible tanto para los pacientes como para los profesionales, que trabajan con la impotencia de no poder ofrecer una asistencia digna y segura a sus pacientes.

A menos de un año desde la apertura de las nuevas instalaciones sanitarias, los ciudadanos de Toledo y comarca siguen sufriendo el colapso de las urgencias de su hospital, situación que impacta tanto en aquellas personas que requieren un ingreso, debiendo esperar a que se lleve a cabo en condiciones indignantes: a veces en un sillón durante horas u otras cama con cama, donde hombres y mujeres comparten espacio con la imposibilidad de respetar su intimidad,  como en los pacientes que acceden al servicio de urgencias requiriendo una intervención rápida, ya que los boxes de atención están ocupados al doble de su capacidad con personas a la espera de una cama, restando capacidad de reacción a la unidad y a sus profesionales, derivando en un déficit en la calidad y seguridad en su atención y cuidados.

 Para SATSE esta situación es inexplicable, cuando el centro dispone de una planta de 40 camas que, en la actualidad y desde el 1 de junio, permanece cerrada y sin dotación de personal.

 La falta de medidas resolutivas ante esta grave situación ponen de manifiesto la incapacidad de la Dirección para poner fin, de una vez por todas, a una situación que todos considerábamos como impensable de que siguiera ocurriendo y se consolidara una vez traslados al nuevo hospital, por lo que resulta “frustrante para los profesionales y pacientes del área sanitaria de Toledo, que han decaído en sus expectativas de mejorar, indignante por la inacción de los gestores sanitarios que la asumen como normal e intolerable porque tras el atropellado e improvisado traslado al que se sometió a los profesionales con la excusa de terminar con los problemas organizativos y asistenciales, éstos se consolidan día tras día” afirma Gemma Torrejón, secretaria provincial de SATSE en Toledo.

Las enfermeras de urgencias no aguantan más esta situación, por eso, en una reciente evaluación de riesgos psicológicos y sociales realizado por el Servicio de Prevención del Área, ha puesto en evidencia la elevada carga de trabajo a la que están sometidas, con un índice de presión, dificultad y complejidad en su trabajo extremadamente alto, y en los que los problemas organizativos, impactan de manera notable en los mismos aumentándolos de manera exponencial; no en vano, este colectivo, que es el principal encargado y responsable de esta situación caótica de espera de pacientes, presenta más del 90% de los factores de riesgos a estudio

 Por ello, el Sindicato de Enfermería reclama la intervención urgente de los responsables sanitarios en este problema que debe erradicarse totalmente de la práctica habitual de la gestión sanitaria del Hospital de Toledo, evitando que se enraíce y se convierta en ordinario y habitual, a pesar de los graves problemas asistenciales y de seguridad asistencial que ocasiona, llevándose a cabo, como primera e inmediata medida, poner disponibles todas las camas de las que dispone el nuevo Hospital de Toledo, demostrando así la intención de pasar de un modelo de gestión sanitaria prioritariamente economicista por otro garantista y de calidad.